EDITORIAL: La originalidad

EDITORIAL: La originalidad Por Antonio J. Gimenez La originalidad es una de las virtudes más deseadas por los artistas y a su vez, una de las más aclamadas por el público. Un músico con la capacidad de crear su propio sonido será fácilmente reconocible y apartado del abstracto tumulto de candidatos a la cima.  ¿Y de donde nace la originalidad? ¿De la calidad técnica? Claro que no. Solo entren a internet y lo comprobarán. Hoy en día, es muy común encontrar en sitios como YouTube a un número absurdo de personas que pueden interpretar piezas tan difíciles como exquisitas. Desde las más prestigiosas sinfonías clásicas hasta obras de la cultura popular. Si bien estas habilidades son loables, le duela a quien le duela, es más de lo mismo. Pero “ojo”, es una gran herramienta que deben atesorar (recuerden esto), porque la habilidad técnica es un gran comienzo para alcanzar la iluminación artística. Volvemos a nuestro cuestionario ¿La originalidad nace simplemente de hacer algo completamente di

Gabriel Gutiérrez: "Van a decir que soy puto"

El ex tecladista de jovenes pordioseros cambió sus hábitos y ahora se dedica al minimal house. Dice que se divierte más que sus colegas y se banca lo que digan.

Txt Javier Sinay . Especial para Clarín


Está todo bien con los Strokes, tengo el ringtone en mi celular, pero creo que a nivel sonido, ya no hay mucho por hacer en el rock". Es un comentario al pasar, pero anuncia la nueva vida de Gabriel Gutiérrez, a quien algunos recordarán por su apellido paterno, Podliszewski, con el que firmaba en los discos de los Jóvenes Pordioseros. Es que, como un contenedor de sus propios Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, Gabriel se alejó de la banda de Lugano ("no soy el rockero al que le encanta zapar ocho horas un tema de Pappo, empecé a sufrir las giras y para mí la música no es un negocio") y ahora se la juega solo en un mundo diferente: el minimal house. "Esto es libertad total: hacer bailar, hacer sentir cosas y, claro, sentirlas", dice quien la semana pasada editó su epé debut, al que llamó Respirar. Mientras grababa los discos pordioseros Vicio y Sangre, Gabriel se nutría también con Plastikman y Gabriel Ananda. El affaire electrónico ya había comenzado de la mano de Chucky de Ipola, quien, además de tocar en La Mississippi y Los Piojos e invitar a Gabriel a su disco debut Electronic Jazz (2003), lo acompañaba en sus noches iniciáticas de dance en Pachá a fines de los '90. Más tarde, se anotó en un curso de producción dictado por Max Donato, quien lo reclutó para las filas del sello Unlock Recordings, de Gonzalo Solimano, su actual padrino, que dice: "Hoy, en la fusión está lo más rico. Y Gabo tiene muchas horas de vuelo en un escenario". El líder pordiosero, Toti, también tiene cosas que decir: "No entiendo mucho de música electrónica, pero en las giras él la ponía y se ve que tenía buen gusto. Es más, tengo en casa alguno de sus demos. Quedó todo bien entre nosotros". El caso de Gabriel no es el primero en este tipo de cruzas: Pity Alvarez supo aliarse en su momento con Romina Cohn. "Abel de Intoxicados también se copaba con el dance y, como somos muy amigos, me sampleé un montón de sonidos de platos y bombos de él y siempre los uso", dice Gabriel. -¿Cómo vivís tus shows ahora que son sets? -Diferente. Dentro del rock pensás más en vos, la querés pasar bien. En cambio, acá estás atento al feedback de la gente. Igual, me divierto más que otros DJs. -¿Y qué te dicen los que te conocían del rock? -Algunos no entienden. ¿Cómo les explico que ya no toco sino que aprieto botoncitos? Mi hermano, por ejemplo, espera de mí que sea Zuker: que remixe a AC/DC y a The Who& Pasé de una de las bandas de rock más populares a hacer una música súper elaborada, para pocos. Y bué, ¡ya sé que un par van a decir que soy puto!

Comentarios