EDITORIAL: La originalidad

EDITORIAL: La originalidad Por Antonio J. Gimenez La originalidad es una de las virtudes más deseadas por los artistas y a su vez, una de las más aclamadas por el público. Un músico con la capacidad de crear su propio sonido será fácilmente reconocible y apartado del abstracto tumulto de candidatos a la cima.  ¿Y de donde nace la originalidad? ¿De la calidad técnica? Claro que no. Solo entren a internet y lo comprobarán. Hoy en día, es muy común encontrar en sitios como YouTube a un número absurdo de personas que pueden interpretar piezas tan difíciles como exquisitas. Desde las más prestigiosas sinfonías clásicas hasta obras de la cultura popular. Si bien estas habilidades son loables, le duela a quien le duela, es más de lo mismo. Pero “ojo”, es una gran herramienta que deben atesorar (recuerden esto), porque la habilidad técnica es un gran comienzo para alcanzar la iluminación artística. Volvemos a nuestro cuestionario ¿La originalidad nace simplemente de hacer algo completamente di

Babasónicos: “Tiene que haber provocación para que exista el rock & roll”

El grupo argentino Babasónicos ha conseguido que la prensa especializada de su país lo elija Grupo del Año y a su álbum “Anoche” como el mejor de 2005, además de obtener el premio Gardel 2006 en la categoría de Mejor Álbum de un Grupo Rock. Aprovechando su reciente visita a España, hablamos con su líder, Adrián Rodríguez. Entrevista Realizada por ZM - Zona Musical Texto: Juan Rebenaque Con la crisis económica, ¿cómo pueden subsistir en Argentina los sellos independientes y la escena underground? Las crisis económicas en Latinoamérica no son grandes hitos que separan tiempos. En realidad, Latinoamérica vive en crisis permanente. Después de 2001, Argentina tuvo un crecimiento económico considerable. La escena underground florece porque no tiene control, no paga impuestos y se autofinancia. Vive al margen de la economía. Los sellos independientes nos permiten que nadie nos silencie. Es una forma de coaccionar a las multinacionales. La difícil situación económica argentina impide que se vendan muchos discos pero, sin embargo, los grupos de rock son capaces de llenar grandes salas y estadios. ¿Cuál es la explicación para esto? Porque en Argentina el rock es mucho más popular que aquí. Tiene posibilidades de sonar en la radio, a pesar de que la piratería está 6 a 1. Nosotros sonamos en las radios argentinas más que Ricardo Arjona o Alejandro Sanz. Tenemos cuarenta años de historia del rock y, por lo tanto, tiene más impacto en la música popular y permanece en el imaginario colectivo de la gente. ¿Qué papel crees que juega Babasónicos para la generación de argentinos que ha sufrido las consecuencias de esa crisis de los últimos años? El rock se convierte en un referente para mucha gente que no sabe qué va a ser de ellos cuando crezca, cuando lleguen a ser adultos, con el peligro de convertirse en unos desclasados. El haber editado “Anoche” con una multinacional, ¿os compromete a seguir manteniendo el mismo nivel ascendente de ventas? No. A Babasónicos los vienen a buscar por lo que son en sí mismos. Nos vienen a comprar por lo que hacemos y no pueden cambiarnos. ¿Qué mercado os interesaría conquistar, especialmente? Ninguno. Me gustaría seducir al público español pero no tenemos ambición de conquista, que es una palabra más europea. Es probable que, más que en Estados Unidos, nos entiendan en Europa, que tiene una actitud más abierta. En España habéis conseguido buenas críticas pero, de momento, no habéis alcanzado grandes cifras de venta. ¿Convertiros en un grupo conocido en España es una de las prioridades de Babasónicos? Tenemos que venir a tocar más para que nos conozcan, aunque lo único que provoca ventas es sonar en la radio. La gira ha tenido una buena respuesta del público español. No hemos venido a hacer una gira nostálgica para emigrantes argentinos. ¿Qué os lo que más os interesa de la música española? Los Planetas, Iván Ferreiro, Maga, Deluxe, Bunbury… ¿Creéis que llegará el día en el que los grupos hispanos de rock triunfen en Estados Unidos donde sólo conocen a artistas melódicos como Luis Miguel o a cantantes más “mainstream” como Shakira o Enrique Iglesias? No, no creo. Nunca vamos a entrar en sus emisoras de radio, aunque seamos “mainstream” en las radios latinas. Son muy etnocéntricos, sólo les interesa su rock. Aunque haya más atención que antes, nunca va ser mayoritario. Si allí triunfan Shakira o Juanes es porque venden el cliché de lo latino. Mientras desde otros países de América, sobre todo los del área caribeña, nos llegan artistas cuya música entronca más con la música tradicional de esa zona, los artistas de México, Chile o Argentina son más rock. ¿Se mira más a Estados Unidos y Europa en la música argentina? El problema de Argentina es que no puede mirar a nadie porque no tiene referencias. Estamos tan lejos… Tenemos que crear nuestra propia música. Además, Argentina es una nación muy revolucionaria. Siempre está a la vanguardia de la política proletaria, salvo, por supuesto, durante la dictadura, que no había posibilidad de existir. “Anoche” suena muy pop. Incluso hay temas como “Muñeco” que tiene un toque muy beatle… Yo creo que “Infame” era más pop. Éste es más folk, aunque el disco trata de dispararse en varias direcciones, incluyendo el pop, por supuesto. ¿La letra de la canción "El colmo" puede ser entendida como una reafirmación ante lo establecido? Sí, en cierta forma, así es. Es una autoparodia del cantante de rock. En cierto modo, me burlo de mí mismo. En dos de las canciones de “Anoche”, "Luces" y "Pobre duende", criticáis a la industria y a las estrellas efímeras que crea. ¿Cómo combate Babasónicos el aburguesamiento musical que parece que, tarde o temprano, le llega a todo artista? Tomado riesgos, sintiendo vértigos y cayendo en errores. No repetir la fórmula de discos anteriores Tiene que haber provocación para que exista el rock & roll y no aburguesarse. Y, para evitar el estancamiento, ¿vislumbráis ya cuál será la línea de vuestro próximo trabajo? No. Normalmente hacemos los discos como reacción al disco anterior. El disco nuevo tiene que silenciar al anterior. Por eso no se parecen mucho entre sí nuestros discos. ¿Cómo fue vuestra relación con el antiguo vocalista de Stone Roses, Ian Brown, que os pidió un tema para su álbum “Golden Greats”? Un amigo común que vivía en Nueva York le llevó discos de Babasónicos y le gustó mucho nuestra música. Cuando fuimos a grabar nuestro cuarto disco nos conocimos en Nueva York. Nos pidió que le hiciéramos una canción y él le pondría la letra en inglés. Conocimos a nuestro productor, Phill Brown, a través de Ian. Seguimos manteniendo el contacto con él. Con la irrupción de las descargas a través de la Red, ¿cómo veis el futuro de la industria discográfica y cómo puede influir en la carrera de artistas y grupos nuevos? El mercado anglosajón tiene un mayor margen de espontaneidad y se pueden dar más sorpresas porque también tiene más poder adquisitivo. En el mercado español la incidencia es menor en ventas pero puede atraer a más público hacia el artista. Creo que las discográficas se van a tener que reorganizar y que van a ser ellas las que terminen manejando Internet.

Comentarios