A 23 años de la muerte de Joey: por qué Ramone y otras curiosidades del rey del punk

Su traumática infancia. El bullying en la escuela. Su precaria salud. La redención a través del rock y el por qué de su nombre. La idolatría en Argentina y los 20 años sin hablar con el guitarrista Johnny Ramone. Jeffrey Ross Hyman, conocido como Joey Ramone, nació el 19 de mayo de 1951 en el seno de una familia judía de Forest Hills, Queens, Nueva York, hace hoy 73 años. Un dato que pocos conocen, es que al nacer, tenía un teratoma adosado a la columna vertebral, por unfeto de un gemelo que no había terminado de desarrollarse. Se lo removieron con una cirugía. Pero nunca dejó de tener problemas físicos y psicológicos por aquel tumor extraño. Los seguidores de Ramones -banda pionera de punk rock que Joey integró entre 1974 y 1996 Jeffrey era un muchacho introvertido y solitario, de 1 metro 98, flaco y desgarbado, ojos miopes saltones, anteojos de muchísimas dioptrías y dentadura asimétrica. La futura estrella estudió en el Forest Hills High School, donde sufria bullying. Sus padres se

el live 8 critica al live earth

Cinismo contaminante

/fotos/no/20070705/notas_no/petshop.jpg


Por Javier Aguirre

Las preocupaciones ambientalistas parecen haber desplazado a las políticas en la lista de prioridades del rock comprometido del mainstream internacional. Así como en el under local las causas nobles que motivan al rock suelen apostar a objetivos pequeños pero concretos (por ejemplo, reunir alimentos no perecederos, apoyar a los trabajadores de una fábrica recuperada); a escala mundial los objetivos son mucho mayores, y también mucho más difusos. Es el caso del Live Earth, la jornada de múltiples conciertos en repudio al calentamiento global que organizará este sábado un reconocido militante ecologista. Que no es un anarquista noruego tatuado, con dreadlocks y prófugo de la Justicia, sino un ex vicepresidente estadounidense: Al Gore, el realizador del inquietante documental La verdad incómoda.

Claro: una causa tan amplia, tan noble y tan promocionada como una serie de shows de rock todos el mismo día, en todos los continentes (Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Brasil, Australia, Sudáfrica, China y Japón) y para proteger la Tierra se convirtió en una “tierra prometida” para artistas como Madonna, Metallica, The Police, Genesis, Smashing Pumpkins, Roger Waters, Lenny Kravitz, Beastie Boys, Keane, Shakira, Macy Gray, Duran Duran, Black Eyed Peas, Foo Fighters, Bon Jovi, Red Hot Chili Peppers, UB40, Maná, Enrique Iglesias, Linkin Park o hasta Xuxa, entre muchííííííísimos otros que participarán de la jornada.

La problemática del calentamiento global es de por sí compleja; y los reclamos ecologistas del Live Earth también lo son; aunque entre sus principales ítem de campaña está la prédica por el uso de combustibles menos contaminantes (en especial en industrias, automóviles y otros vehículos). Lo que, por supuesto, no lo hace una causa que seduzca demasiado a la industria automotriz ni a la organización actual del negocio de los combustibles.

Sin embargo, las críticas abiertas más fuertes que recibe el emprendimiento no vienen desde obesos empresarios de compañías multinacionales (ellos seguramente operan con recursos más discretos y contundentes), sino también desde otros músicos. El cantante de The Who, Roger Daltrey, dijo que los shows serán “antiecológicos” porque consumirán mucha energía e implicarán el uso de montones de combustibles. Críticas similares plantearon artistas como Pet Shop Boys, Muse y hasta Bob Geldof —quien organizara el Live Aid en 1985 y el Live 8 en 2005, modelos de este evento—. Esas denuncias llevaron a que hoy parte del debate interno del Live Earth pase por saber “qué tipo de combustible utilizan los jets privados de las estrellas de rock” que participarán del evento. También al surgimiento de dudosas antinomias entre ecologistas del mainstream político y contaminadores cínicos antisistema. Y a la instalación de preguntas paradójicas del tipo: ¿cuándo contamina más Madonna?, ¿cuando viaja en su avión privado o cuando la fabricación de sus discos implica la emisión de gases industriales? ¿O cuándo ayuda más Madonna al medio ambiente?, ¿cuando difunde su música por MP3 o cuando se presenta en un concierto a beneficio de causas ecologistas?

O sea que, más allá de cuánto termine impactando el festival de Al Gore sobre el calentamiento del planeta, al menos ya se anotó un poroto: a la manera de la expresión “correr por izquierda”, el Live Earth acuñó el concepto de “correr por el lado verde”.

* El Live Earth será transmitido para la Argentina por Canal 13, por la señal TN y por Radio Mitre.

Comentarios