EDITORIAL: La originalidad

EDITORIAL: La originalidad Por Antonio J. Gimenez La originalidad es una de las virtudes más deseadas por los artistas y a su vez, una de las más aclamadas por el público. Un músico con la capacidad de crear su propio sonido será fácilmente reconocible y apartado del abstracto tumulto de candidatos a la cima.  ¿Y de donde nace la originalidad? ¿De la calidad técnica? Claro que no. Solo entren a internet y lo comprobarán. Hoy en día, es muy común encontrar en sitios como YouTube a un número absurdo de personas que pueden interpretar piezas tan difíciles como exquisitas. Desde las más prestigiosas sinfonías clásicas hasta obras de la cultura popular. Si bien estas habilidades son loables, le duela a quien le duela, es más de lo mismo. Pero “ojo”, es una gran herramienta que deben atesorar (recuerden esto), porque la habilidad técnica es un gran comienzo para alcanzar la iluminación artística. Volvemos a nuestro cuestionario ¿La originalidad nace simplemente de hacer algo completamente di

Dolores de Huevos

 Dolores de Huevos 



Es una banda cuya característica principal reside en que sus integrantes ya han formado parte de otras agrupaciones éxitosas en la escena del rock; Manuel Ávila (ex-bajista de Allison), Manuel Rubio (baterista de Finde), Conrado de la Pradera (bajista de Tungas) y Xnayer (baterista de Austin TV).

Es mucho más agresivo que con sus bandas previas, acercándose al camino del hardcore, pero manteniendo tonos de pop punk. 

 

 

 

 

 

 

 


 https://www.vice.com/es/article/6agkyg/dolores-de-huevos-entrevista-punk-diy

Dolores de Huevos: Del pop punk al DIY

Platicamos con el "súpergrupo" de punk sobre cómo se formaron, cómo fue grabar en un garage, y por qué decidieron hacer todo por su propia cuenta.
 
por Reed Dunlea
 
 

Dolores de Huevos es una superbanda de punk formada en la Ciudad de México. Todos sus miembros han tocado en notables bandas mexicanas de pop punk, siendo la más famosa de estas Allison, la cual, en la cima de su fama, llegó a tocar en tocado en todos lados, desde clubes a arenas a eventos de moda en Europa a parques colombianos con decenas de miles de fanáticos.

Con Dolores, los miembros de la banda están alejándose un poco de los reflectores y tocando música con amigos por el gusto de tocar música con amigos. Es mucho más agresivo que con sus bandas previas, acercándose al camino del hardcore, pero manteniendo algunos tonos de pop punk. En su disco, a veces suenan como Paint It Black, a veces como Propagandhi, y a veces suenan simple y sencillamente como puro rock and roll.

En entrevista, discutimos acerca de cómo es grabar un disco en un estacionamiento de la Ciudad de México, cómo publicar tu propia música a pesar de que eres una superestrella, y saltar mientras estás tocando en el escenario.

 

 

 

NOISEY: ¿Nombre, edad e instrumento?
Manuel: Soy Manuel, toco la batería y tengo 33 años.
Christian: Christian. ¿Cómo se dice betabel en inglés? Me gusta el jugo de betabel.
Manolín: Me llamo Manuel. Manuel dos. O Manolín. Hago las vocales y toco la guitarra. Tengo 30. Mi jugo favorito es el de zanahoria, naranja y betabel combinados.
Christian: Me llamo Christian, toco la guitarra, y me gustan los jugos y las cervezas de lúpulo.
[alguien que en realidad no es] Conrado: Me llamo Conrado y toco el bajo. Me gusta el jugo de manzana. [Ríe]

¿Dónde está Conrado? ¿Aún toca en la banda, no?
Manolín: Sí, tenía un sesión de fotos con algún fotógrafo. Era para una marca de joyería de un amigo. Tiene 27 años, o algo así.

¿En qué trabajan todos?
Manolín: Hago video, fotografía y también construyo sets y hago carpintería. También algo de mecánica.
Christian: Yo toco en otra banda que se llama Austin TV. Y hago tatuajes.

Manuel, ¿cómo se llama tu estudio?
Manuel: En Finito.

¿Sólo eres tú?
Manuel: Y un amigo. También tenemos otra banda llamada Finde. Yo toco la batería. Grabamos más que nada, como, punk. Rock y punk.

¿Existen muchos lugares para grabar en la Ciudad de México?
Manuel: Hay sótanos, hay departamentos, estacionamientos o estudios grandes. Hay de todo. Pequeños, grandes y medianos.

Cuéntenme cómo fue grabar en un estacionamiento. Nunca había oído que alguien hiciera eso.
Manuel: Grabamos ese EP en tres días, o algo así. Sí sales a la calle, tienes enfrente el metro Tacubaya. Ves una rampa grande, das vuelta a la derecha, te metes en una reja, y ahí está. Muchos carros estacionados. ¡Pero funcionó! El tipo que está a cargo del garage nos dejó entrar. Si vas al fondo del estacionamiento hay un baño horrible. La mitad de un retrete, algo de agua para lavarse las manos en una cubeta, y ya. Arriba hay un cuarto para practicar tiro. Creo que hay un tipo que tiene una pistola y le disparaba a los espectaculares. Si vas a la derecha, hay un cuarto grande, al final del estacionamiento, y ahí tienen algunos materiales acústicos y cosas así. Solían tener un estudio de grabación ahí, pero ya no. Fuimos la última banda en grabar ahí. No fueron muchas bandas las que grabaron ahí. Tal vez unas cinco. Nos dejaban hacerlo en la noche porque no puedes ir ahí durante el día.

Cuéntenme, ¿cómo empezó la banda? Alguien me dijo que es un supergrupo.​
Manolín: Sí, tienen razón. Eso es lo que dice la gente porque somos un Dream Team. Somos tipos buena onda.
Christian: Siempre estamos teniendo sueños hermosos. Los compartimos y la gente lo sabe. Por eso somos el Dream Team.
Manolín: Teníamos grabaciones agendadas, pero nos quedábamos dormidos. Por eso nos llaman el Dream Team.

¿Todos tienen los mismos sueños al mismo tiempo?
Manolín: Lo hemos intentado. Tenemos que concentrarnos. Es como, “encontrémonos en este punto”. Y algunas veces podemos hacerlo. Pero es raro. Las caras cambian. Entonces tienes que hacer muchas preguntas para saber si realmente es Manuel o si está loco, ¿ya sabes?
Christian: Es como en Inception. Sí, es como si estuvieras soñando que te estás cogiendo a Manuel y de repente, un segundo después, resulta que es Manolín.
Manolín: “¿¡Qué!? ¡Me dijiste que eras Manuel!”

¿Y cómo empezó la banda?
Manolín: Bueno, somos como un grupo de amigos en realidad. “Hay que tocar algo, siento que pueden salir buenas ideas si lo hacemos juntos”. Por años sentimos esta urgencia de tocar juntos, cada que nos encontrábamos en algún lugar.
Christian: Todos tocábamos en bandas distintas y nos conocimos por eso. Somos muy buenos amigos y no podíamos vernos tanto como queríamos. Cada que nos veíamos decíamos: “Deberíamos de tocar juntos”. Nos juntamos sólo para jammear y finalmente, después de diez años o más, llegó esta oportunidad. Manolín quería tocar algunas canciones que tenía y quería hacer una banda y empezó a unir a la gente que él creía que era buena o importante.

 

 

Ustedes tocaban en otras bandas más grandes que salían muy seguido de gira. ¿Qué pasó después? ¿Simplemente quisieron tocar con sus amigos?

Manolín:

Sí, así fue. Estábamos en chinga en esa época en la que la escena del punk rock se volvió mainstream. Todos tenían la oportunidad de hacer muchos discos y dinero. Había mucha gente que quería invertir y ver a los músicos. La escena underground se estaba volviendo muy popular. ¡Era bueno! Era muy bueno, también, que muchas bandas tuvieran la oportunidad de irse de gira y salir del país. Sólo duró un par de años o algo así. Estuvo bien. Pero ahora sólo queremos hacer música porque nos gusta. Como cuando vas a un bar a tomar una cerveza con un amigo por diversión. Bueno, hagamos música. Podemos expresarnos y tener una buena conversación a través de nuestros instrumentos, entonces hagámoslo, ¿ya sabes? Hay que relajarnos. Y se empieza a sentir como una terapia. Fue realmente un momento y un lugar en el que abrimos nuestras mentes y sentimientos y corazones y todo. Entonces empezamos a hacer canciones y de repente ya teníamos nuestro primer EP de seis canciones, que grabamos en el quinto ensayo que tuvimos. Invitamos a un amigo al ensayo y nos dijo: “Oigan, sus canciones son muy buenas. ¿Quieren venir a mi estudio en un estacionamiento y grabarlo? A lo mejor puedan ensayar ahí para que sus vecinos no se quejen.” Al principio, el cuarto de ensayo que teníamos tenía una acústica. Entonces tomamos la oportunidad y grabamos este primer EP. Fue chingón. No había pasado ni un mes y ya teníamos muchas cosas buenas pasando. La gente nos motivaba y nos decía: “las cosas que están haciendo son geniales”. Lo sentimos. Fue bastante auténtico y espontáneo. No fue para nada difícil.

¿Entonces sólo se dejaron ir?
Manolín: ¡Sí! Y entonces empezamos a hacer más y más canciones. Grabamos otro disco, de nueve canciones. Estaba bueno. Y no estamos parando. Estamos planeando salir de gira y ver qué pasa. Se trata de seguir expresándonos y haciendo música juntos como amigos. Si eso nos da la oportunidad de tener vacaciones juntos como amigos en otros países, está de huevos.
Christian: También tocamos en The Fest en Florida. Es un festival bastante padre.
Manolín: Pudimos tocar ahí tal vez por los integrantes que tenemos. Tienen una historia, un contexto. Creo que eso es lo que nos ha abierto las puertas para tocar donde queremos.

Cuéntenme cómo fue lanzar este disco. ¿Lo lanzaron por su cuenta, cierto?
Manolín: Fue algo completamente independiente desde el principio. Lo grabamos nosotros, por Manuel y su otro amigo en el estudio. También, con nuestros ahorros, hicimos la maquila. Lo hicimos paso por paso por nosotros mismos. Tienes que hacer todo. No de la otra forma. En un lugar hicimos el CD, en otro lado hicimos el papel. Primero compramos el papel, luego lo llevamos a la imprenta. Después lo llevamos a otro lado para que lo cortaran, luego lo pegamos. Después lo llevamos a otro lado donde envuelven cosas. La cosa es que lo hicimos así porque era lo más barato. Si lo llevas a un lugar para que te lo hagan, te despreocupas de todo pero sale mucho más caro.

En Estados Unidos le llamamos a eso “amor al arte”, cuando tú haces todo porque te preocupa que salga bien.
Manolín: Exacto. Hemos estado haciendo esto desde que tocábamos en otras bandas en los 90 o algo así. Vas investigando cómo sacar tu disco o cómo regalárselo a tus amigos. Con esa experiencia, conocemos muchos lugares donde nos conocen de hace mucho tiempo. Son buena onda con nosotros, entonces sabemos de papeles y materiales y precios. Podemos hacerlo nosotros, ¿sabes? Eso también es algo que aprendimos sobre la marcha. ¿Por qué no hacerlo nosotros? Puede ser muy fácil para nosotros que venimos de bandas que han sido grandes en México sólo dárselo a nuestra disquera y decir “somos superestrellas”, o lo que sea, “saquen nuestro disco”. Pero ese no es el punto. El punto es hacer canciones, grabarlas, luego sentir el disco que hiciste desde cero en tus manos. Y luego hacer otro.

¿Existe algún tema general en su banda?
Christian: Tratamos de hablar de temas personales. Pensando como humanos, como un todo. Tratamos de hablar de eso y tratamos de entender cómo reaccionamos a las cosas y cómo somos como seres vivos. Tiene cosas buenas y cosas malas. Estamos tratando de lidiar con eso, tratando de expresarlo a través de la música. Si vas a una presentación en vivo, también tratamos de expresar eso con nuestros cuerpos, no sólo con la música. Hay mucho movimiento en el escenario, creo que por eso mucha gente piensa que somos teatrales.

¿Brincan mucho y esas cosas?
Christian: Sí. Saltamos. Nos sacudimos. Improvisamos mucho. Se supone que vamos a tocar una canción y de repente Manuel empieza a tocar otra cosa. Todos decimos como “¡a huevo!”, nunca decimos “ya párale”. Empezamos a hacer una cosa completamente distinta a la que se supone que teníamos que estar haciendo en ese momento.
Manolín: Simplemente nos la estamos pasando de huevos, ¿ya sabes? No sólo queremos sonar como si fuera el disco.
Chris: Tanto como el momento lo permita. Hay momentos en los que Manolín empieza a hablar mucho sobre las cosas que están pasando por su mente en ese momento. Creo que eso está increíble porque cada vez que vas a un show es diferente. Incluso yo pienso, “perfecto”.

¿Qué sigue para Dolores?
Manolín: Vienen muchas cosas. Algunos shows. Hay muchas personas nos están invitando a tocar. Ahora que saben que viene un nuevo disco, la gente se emociona. De que no seamos una banda de un EP y ya. Al principio, hacíamos como que era una banda para un show y ya. Tocamos ese show, cuando grabamos el EP, y regalamos playeras con el EP y todo. Sólo para ese show. Fuimos la primera banda y nadie sabía quienes éramos. Muchos amigos nos dijeron “güey, ¿¡por qué tocaron tan temprano si veníamos sólo a verlos a ustedes!? ¡Sólo escuché una canción!” Entonces dijimos “está bien, hay mucha gente que vino a vernos, entonces hay que tocar otra vez”. Ese miso día, en el mismo show. Fuimos los primeros en tocar y los últimos también.

¿Tocaron el mismo set?
Manolín: No, fue otro. Pero estuvo bien. Hicimos eso sólo para esa tocada. Y ya. La gente empezó a decir, “deberían de seguir tocando juntos”. Entonces decidimos hacerlo. La pasamos muy bien. Creo que actualmente mucha gente tiene miedo de hacer una banda por el compromiso, ¿sabes? Creen que tendrán que dejar todo lo que tienen. Si vamos a tocar juntos, vamos a tocar juntos. No tenemos que tener ese tipo de compromiso. Si quieres venir a tocar, hay que tocar. Si vienes al ensayo mañana, no importa. Así empieza una banda. No sé. Todo el tiempo tenemos cosas en nuestra mente.

¿Hay algo más que quieran decir?
Manolín: ¡Apoyen a su escena local!
Christian: Todas nuestras redes sociales son Dolores de Huevos.
Manolín: Apoyen la risa. Apoyen el llanto. Apoyen los sueños.
Christian: Apoyen los sueños. Apoyen el dormir. Tal vez ahí nos encontremos.

 




Comentarios