El Mosca de 2 Minutos hizo pis en la cabina del avión frente a todos los pasajeros?

La histórica banda de punk rock 2 Minutos, estuvo de gira el fin de semana pasado en Centroamérica, donde no faltaron los escándalos, con su cantante deportado en Costa Rica y un show con entradas agotadas cancelado sin aviso previo en El Salvador. https://www.quepasasalta.com.ar/cultura/deportaron-cantante-dos-minutos/ "Tenemos que contarles que debido a malos tratos y mala atención de la línea aérea Avianca @avianca El Mosca no pudo ingresar al país por consecuente decisión de las autoridades migratorias", explicó el grupo en un comunicado publicado en redes sociales. En el mismo texto, afirmaron que "la línea aérea inventó situaciones que nunca existieron", en referencia al episodio que habría originado la deportación de su líder, Walter "Mosca" Velázquez, aunque no se expresaron sobre la suspensión de su siguiente compromiso, que hasta ese momento, seguía en pie. Sin embargo, desde la productora salvadoreña que los contrató, replicaron otra versión: &q

REWIND: FUROR POR LOS MIX TAPES

Mi vida en 60 minutos: En plena era digital, fanáticos de la música resucitan el casete: un libro resume un amor en una lista de canciones favoritas y los compilados son objeto de culto. ¡La cinta, gonzalito!

Txt. Nicolás Artusi.
http://www.clarin.com/suplementos/si/2007/02/23/3-00501.htm


Siempre hay una buena razón para grabar un casete": un amor fulminante o una viudez precoz. Rob, periodista rockerito, no esperaba casarse a los 25 ni que su mujer muriera cinco años después. Y nadie esperaba que los casetes que él le grababa a ella se convirtieran en un libro que reconstruye una cartografía romántica y musical, en cuatro teclas. Rewind. Fast-forward. Stop. Play.

Rob Sheffield, autor de la comentada columna Pop Life en la Rolling Stone gringa, acaba de publicar allá su libro Love Is A Mix Tape (con probable edición acá), en el que cada capítulo está fechado y encabezado por las canciones de una época: en abril de 1979 el lado A empieza con los Beatles (Hey Jude) y en diciembre del 2002 el lado B termina con Fats Domino (I'm Walking). En el medio, la historia de un amor nacido en un bar de Charlottesville, Virginia, mientras sonaba el disco Radio City de Big Star, e interrumpido con la embolia pulmonar que desplomó a Reneé en un almuerzo familiar (nota para un musicalizador de la vida: podría haber sonado The End, de los Doors).

La obrita de este arqueólogo de la cultura pop se suma al libraco Mix Tape: The Art of the Cassette Culture, donde Thurston Moore, el guitarrista de Sonic Youth, compila las listas de sus amigos, y a los foros de Internet que nuclean a la pequeña multitud de adoradores del TDK. ¿Un regreso a las cintas en la época del gran hacedor de playlists, el iPod?

"Para los que pensamos que la música digital ofrece un sonido más áspero que la analógica, es una pesadilla sonora vivir en este nuevo mundo de MP3", dice Thurston y resume un universo. Si Echarri regaló como souvenir de su boda un CD grabado "con los temas que me gustan", el compilado del melómano será en cinta o será grasa.

La revolución actual de los mix tapes anuncia focos de insubordinación analógica en el reino de lo digital y confirma un furor intelectual por el armado de listas, que el inglés Nick Hornby ya había diagnosticado en la película Alta fidelidad y en su libro 31 canciones: la erudición musical como otro síntoma de un TOC (trastorno obsesivo compulsivo).

"El mixtape Big Star: for Reneé no tenía nada de imaginativo. Pero fue el casete que cambió todo, ese Maxell XLII grabado el 10 de octubre de 1989, para Reneé": Sheffield compila en 60 minutos los Greatest Hits de su vida. Mientras el hip hop hizo una industria del arte del mezclar, el mixtape es otra señal de la época: vocación retro (epidemia de "achaque" ochentoso) y el capricho vuelto un canon, justo cuando el exhibicionismo emocional (desde el reality hasta el fotolog) hace del gusto personal un sello de "autor". Stop.

Comentarios