Cómo fue el primer concierto de los Rolling Stones sin Charlie Watts

https://www.clarin.com/espectaculos/musica/primer-concierto-rolling-stones-charlie-watts_0_XVMdmuieJ.html     Cómo fue el primer concierto de los Rolling Stones sin Charlie Watts La banda tocó en St. Louis y recordó a su baterista muerto con proyecciones de fotografías.     Charlie Watts descansa en paz. El funeral musical se ofició este domingo 26 en el Dome de San Luis (EE.UU). Aquí arrancó la continuación de la gira de los Rolling Stones "No filter". Ha sido el primer concierto sin el baterista de  toda la vida , cerca de sesenta años dándole a los palillos en la banda de sus satánicas majestades, aunque ahora, con el paso de las décadas, son más bien virtuosas majestades. Las arrugas, sobre todo en Keith Richards, que parece un pergamino, engañan. Perdura la energía . Si algo ha quedado claro es que los Rolling Stones, o simplemente Stones como les llaman sus adoradores más íntimos, siguen siendo los Rolling Stones y suenan tal como eran o incluso mejor. Muerto W

Palo Pandolfo


Dolor infinito

A los 56 años, murió el cantante, poeta y compositor Palo Pandolfo, creador de Don Cornelio y Los Visitantes

El músico se desvaneció en la calle. Es uno de los artistas más relevantes del rock argentino de fines de los '80 y la década del '90.



 https://www.clarin.com/espectaculos/musica/murio-cantante-compositor-palo-pandolfo_0_98SCnAzSC.html

A los 56 años, este jueves 22 de julio murió el cantante y compositor Roberto "Palo" Pandolfo, líder de Don Cornelio y la Zona y Los Visitantes y actualmente al frente de La Hermandad, banda con la que grabó los álbumes Un abrazo y Transformación, además del tríptico en vivo El vuelo del Dragón.  

De acuerdo a las información brindada por la policía, un transeúnte vio como Pandolfo caía desvanecido mientras caminaba por avenida Díaz Vélez al 5200, a las 14.25 de este jueves. Enseguida, fue solicitada una ambulancia del SAME y un móvil policial en colaboración, pero los intentos de reanimación fueron en vano.

El servicio de asistencia, a cargo del doctor Otazu y con base en el Hospital Durand, ubicado a tan sólo 150 metros del lugar en el que fue atendido el artista, constató su muerte, presumiblemente a causa de un infarto, a las 15.25, luego de realizar las maniobras de rigor, tras lo cual, fue dispuesto el traslado del cuerpo a la morgue judicial, para la realización de una autopsia. 

El cuerpo fue identificado por Luis Emilio Juan Ramón, sobrino del músico, quien se acercó "al lugar del hecho", según quedó registrado en el parte policial. de acuerdo a distintos testimonios, Pandolfo había salido de hacer un trámite bancario.

La muerte del músico fue confirmada también por su manager, con quien Pandolfo había hablado por la mañana y se había comunicado por última vez poco antes de las 14, según contó a Clarín.

Rock de vanguardia y acento argentino

Pandolfo había nacido en Flores el 22 de noviembre de 1964, y comenzó su carrera a fines de los '70, al frente de Sempiterno, su banda de escuela secundaria, la técnica Ingeniero Luis A. Huergo donde estudiaba la especialidad Química, ubicada a pocas cuadras de donde murió.

Ya entrados los '80, junto a su compañero de colegio Claudio Fernández más Alejandro Varela, Federico Ghazarossian, Fernando Colombo y Daniel Gorostegui, formó Don Cornelio y La Zona, grupo que marcó a fuego la escena del rock argentino de los '80 con sus álbumes Don Cornelio y la zona, producido por Andrés Calamaro, y el fantástico Patria o Muerte.

La experiencia post punk/new wave de Don Cornelio, que dejó hits como Ella vendrá, Tazas de té chino y Cenizas y diamantes, cerró definitivamente con la publicación, ya en 1996, del disco En vivo, que refleja el clima en el que transcurrían las presentaciones del grupo, que con el paso del tiempo se convertiría en una banda de culto.

Los '90, Pandolfo los atravesó al frente de Los Visitantes, con quienes grabó cinco álbumes -Salud Universal, Espiritango, En caliente (en vivo), Maderita y Desequilibrio-, en los que Pandolfo sumó a su estirpe rockera elementos del folclore, el candombe y el pop.


https://www.clarin.com/espectaculos/hablan-sigo_0_B1KmpJxRKl.html

MUSICA: ENTREVISTA CON PALO PANDOLFO

“Mientras los otros hablan, yo sigo”

El ex Don Cornelio y ex Los Visitantes acaba de terminar un matrimonio de 17 años. El músico habla sin tapujos de su recién adquirida soltería, de su hija y de su nuevo álbum, Intuición, que espera sello.

 En enero de 1986, en una playa, Rodolfo Andrés Pandolfo le dedicó unos versos ya escritos a una chica. Eran versos premonitorios: "Ella vendrá. Y sus labios de rouge dirán: Algas. Algas y viento del mar. Siento que ella vendrá".

Ella había llegado. Ella, Karina Cohen, fue su mujer durante 17 años. Ella vendrá se convirtió en canción y en el primer hit —hitazo— de Don Cornelio y la Zona. Ahora, recién separado, Palo Pandolfo reflexiona sobre la cantidad de canciones proféticas que tiene escritas. "Qué se yo. Mecánica ciudad habla de una bomba atómica en Irak, y es de 1993".

Palo Pandolfo es una de las personalidades más particulares, influyentes, desparejas y geniales del rock argentino. Mucho antes de que su viejo vals Sangre se convirtiera en una de las canciones fetiche de los musicalizadores de la tira Resistiré, entre 1979 y 1983 estuvo al frente de Sempiterno, un grupo mítico del oeste porteño formado en los recreos del ENET Ingeniero Huergo que hacía "rock psicoprogresivo, muy Color Humano y Pappo's Blues".

En 1984 fundó Don Cornelio y la Zona. "Nos cortamos el pelo, nos pusimos modernos", dice. Cuando grabaron, la banda ya sonaba afiladísima de tanto sótano porteño. Fueron sólo dos discos: el primero, producido por Andrés Calamaro, fue la gran revelación del rock argentino; el segundo, Patria o muerte, un alarido punk, oscuro y de una violencia inusitada. Después vendrían las incursiones nacionales y populares de Los Visitantes (con dos discos notables: Salud universal y Espiritango), integrando el rock con el tango o con ritmos folclóricos y la cada vez más persistente presencia de Karina Cohen en el escenario, haciendo performances, coros y percusiones.

Después de 17 años con una misma mujer, ¿qué sentís ahora?

Felicidad. Estoy descubriendo una nueva vida. Nuestra pareja fue brillante. Nos gustaba andar por la ruta, ser gitanos, hacer tartas, cantar... Pero eso fue. Fue un gesto valiente separarnos. ¡Yo estaba con ella desde los 21 años! Las cosas se desgastan. Y ahora me siento disuelto en amor.

¿Estás enamorado?

Noooo. Reparto indiscriminadamente amor. Sexo, eso me interesa. He experimentado de todo en la vida. Lo único que me faltaba era tener una temporada de libertino. Yo hice muchísimas cosas: laburé en una fábrica, vendí sandwiches, fui lumpen, poeta... ¡estrella de rock! Me faltaba esta apertura a la sensualidad.

¿Qué le dirías al Palo modelo 86?

No te pongas de novio, pibe.

Vive en Paso del Rey, a algunas pocas cuadras de la casa que compartía con su mujer. Lo que los une ahora es una hermosa rubia de cuatro años llamada Anahí Lola. La cita es en un bar de San Telmo. Palo llega tarde; con naturalidad se disculpa diciendo que "el tren se demoró". El músico fue adquiriendo cierta conciencia proletaria que se fue colando en muchas de sus canciones, sobre todo de la época de Los Visitantes. Hijo de un operario textil de una fábrica "que fundió en la época de Martínez de Hoz", Palo es un animal político que adscribe a una caótica ideología en donde se cruzan la reforma agraria con un misticismo visceral. "Yo hablo de cosas que parecen absurdas: la formación de cooperativas, la energía líquida, los créditos del Estado... Algunos me dicen: Dedicate a cantar, flaco. Y yo digo: ¿Por qué? A mí me encanta la política. En este país la política es una pasión. No soy peronista, no le creo a Kirchner y no lo voté ni ahí. Lamentablemente, creo tenemos peronismo para rato. Pero debo reconocer que Kirchner logró una mejoría en el estado de ánimo que nos hace bien a todos".

Después de disolver Los Visitantes, Pandolfo formó una banda a la que bautizó con una frase extraída del Tao: La fuerza suave. El debut fue en 2001 con A través de los sueños. Ya tiene otro álbum listo, Intuición, que espera sello discográfico. Intuición es un gran disco, con temas como La revoluta, En la huella, La idea, una especie de De nada sirve del siglo XXI y en clave tex mex titulado Argentina 2001, el tango ¿Que hacés loco? y Hambre, que, dice, describe su presente de lobo sexópata: "Atomos vibrando... Brillan los tatuajes... Acción en la noche, acción en la noche. Hambre".

¿Por qué te cuesta tanto editar el disco?

No es que me cueste. Tengo una relación medio ambigua con la industria discográfica. Pero no me quejo. Soy feliz. El año que viene estoy cumpliendo 25 años de escenario ininterrumpido. No soy Richard Coleman... Soy nacional y popular y a la vez, de culto. Qué se yo, laburo de esto, estoy sano, hay gente que me escucha y que le interesa lo que hago. Está bien, no son cientos de miles. Pero sigo laburando. Mañana arranco un ciclo del cual vamos a seleccionar material para un disco en vivo. Casi seguro haré un show en el ND Ateneo el 26 de diciembre. La industria no existe, no sólo la discográfica. Se cierran fábricas desde hace 20 años.

Vos tuviste tu instante de "niño mimado" de la industria...

Sí, pero a mí me salen hits de pedo. Es azaroso. Yo valoro las canciones que hago y nunca me quise ensuciar con nada. Patria o muerte era un disco odiado... y ahora todos dicen ah, Patria o Muerte, caramba. Mientras los otros hablan, yo sigo.

Aunque pueda parecerlo, no es soberbio. Tiene más bien la certeza o el fatalismo de no poder hacer otra cosa de lo que hace, no ser otro del que es. A los 38 habla de la relación pasional que tiene con su hija con idéntica turbulencia verbal con la que suele expresar algunas ideas.

¿Cómo te llevás con tu hija?

Es amor directo, puro. Ella baila, canta, dice que se va a comprar una guitarra para salir a tocar conmigo... Un hijo es alguien que viene a enseñarnos sobre nosotros mismos. Es la única llave que abre un corazón oscuro. Te abre un camino hacia la luz. No sé, con Anahí es algo sensorial: nos besamos, nos tocamos. ¿Vos te diste cuenta que nuestros viejos no nos tocaban?

Contaste un montón de aspectos íntimos de tu vida. Tu ex mujer, tu hija... ¿No te da cierto pudor?

Robert Mitchum decía que si sos famoso tenés que acostumbrarte a mear en público. Yo no soy famoso, pero de alguna manera con Karina teníamos una pareja pública...

Con algunos rasgos exhibicionistas...

Sí, y bueno. Desde que uno se dedica a subir a un escenario, es medio exhibicionista.

Dice que tiene ganas de publicar un libro de "prosa poética" y se ríe cuando evoca otra "canción premonitoria". Era de la época de Los Locales, la contracara acústica de Los Visitantes y decía algo así como "qué lindo ser un picaflor..."

Estás obsesionado.

Es un mundo nuevo. Soy una bestia al acecho siempre atenta a la presa. No te rías. Todo el mundo tendría que experimentar esto que estoy experimentando, esta adolescencia tardía, esta soltería salvaje.

¿Y después qué?

Dios proveerá.



https://www.pagina12.com.ar/1999/suple/no/99-03/99-03-25/nota2.htm


FERNANDO SANCHEZ
FOTOS: NORA LEZANO

Si éste fuera un pasquín sensacionalista, el título de esta nota podría ser “Los John y Yoko del rock nacional se confiesan”. Pero no: éste no es un tabloide amarillo y, la verdad, tampoco se trata de las intimidades de Iván Noble y Natalia Oreiro sino de Palo Pandolfo y Karina Cohen, pareja en la vida real. Cantante y corista -respectivamente- de Los Visitantes cuando se suben juntos a un escenario.

A poco de la salida de Desequilibrio y antes de enterarse de que dentro de siete meses serán padres, Palo y Karina se sentaron a charlar. Del último disco hablaron poco, aunque con entusiasmo desbordante. Como en la cola de un banco, los temas salen y la conversación deriva hacia terrenos un tanto más intrincados. De la vida en pareja y el rock indie, Palo y Karina pasan, con el mismo fervor, a trazar teorías y conceptos para nada alocados sobre el periodismo reaccionario, el socialismo y los créditos para las cooperativas de trabajo. En síntesis: ¡tiemblan Duhalde y De la Rúa! ¿Palo presidente?

Palo y Karina comparten una casa en Paso del Rey, penúltima estación del Ferrocarril Sarmiento, viejo y destartalado tren del Oeste.
¿En qué viajan al centro?

Palo: Viajamos al Centro en Lujanera, o en remis cuando paga la compañía. Y en el bondi hago mucha lectura. Lo bueno de no tener auto es la lectura.

Palo es de Flores, y juntos, los Pandolfo vivieron en Castelar, en Moreno... ¿Los Visitantes integran la camada de bandas rockeras del Oeste?

P: Nosotros somos una pareja del Oeste, pero no somos un grupo del Oeste. Somos apátridas: hay gente del Sur, gente de Devoto, de Flores, pero el grupo no tiene un arraigo barrial. Ningún barrio se identifica con nosotros. Flores, por ejemplo, no se identifica conmigo, pero yo sí con Flores. Yo amo mi barrio.

Desde su primer disco, Salud universal, Los Visitantes se la pasan mezclando rock con folklore y tango. ¿Es un grupo precursor del rock latino?

P: No creo en el rock latino, ni en ninguna música que no tenga raíces en la tierra. Creo en el tango, en el rock, en la chacarera, en el blues, en el hot jazz y en el carnavalito. ¿Pero en el hot carnavalito..? ¿Rock latino? Está bien, es como decir Si van, yo voy, pero de ahí a creer... Una vez leí que si uno necesita creer en algo significa que ese algo no existe.

Karina: Además, si uno se enrosca en esas cosas, después tenés el problema de verte obligado a permanecer en eso. Y no está bueno, porque mañana podés tener ganas de hacer otra cosa.

P: Lo que hay que buscar es la esencia, y nuestra esencia rioplatense es bastante evidente. En un punto, yo también limito mi geografía musical a un país. Aunque no lo acepte como sistema, lo vivo así, porque es una cuestión cultural, no tanto política.

En algunas entrevistas hechas el año pasado, Palo se ha declarado públicamente socialista. ¿Es necesario aclarar que el socialismo y las fronteras son incompatibles?

P: Sí, claro. Es un sistema internacional. Pasa que el socialismo fue mal aplicado por Stalin. ¡Ups! Palo Pandolfo parece que es trotskista.

P: No, no... Pero de última, me quedo con Trotsky.
K: ¡Trotskismo psicodélico! ¡Qué bueno..!

P: Acá hay una generación masacrada. Muchos eran peronistas. Y los mataron los mismos peronistas, los de la Triple A. Eran pibes que pensaban en el socialismo desde la Argentina, y fueron barridos por el fascismo aliado con la oligarquía ilustrada, la Triple A, los servicios de Inteligencia y las Fuerzas Armadas. Claro, también tiraban bombas. Eso es, evidentemente, una actitud reaccionaria... Igual, yo no soy un gran lector del marxismo ni del trotskismo. Pero me gusta la idea política del socialismo, y creo que una aplicación del socialismo hoy sería otorgar créditos para cooperativas de trabajo, para fundar nuevos lugares agrícolo-ganaderos en el interior del país. Para descentralizar la Capital y eliminar los bolsones de miseria, que son púas con las cuales ningún poder puede ser poderoso. Yo no digo salir a conquistar Latinoamérica, pero sí ser un poco más justos, fundar una nueva ciudad. Acá nomás, a 500 kilómetros al noroeste, en el sur de Córdoba, el norte de Buenos Aires... Ahí hay toda una franja de tierra súper fértil que hay que aprovechar. Sólo hacen falta un par de ingenieros de distintas áreas, hacer contratos de trabajo e involucrar gente, crear cooperativas. Que la gente se comprometa y exista disciplina, con la idea de ir a trabajar de verdad. Si acá está todo por hacerse. Acá todo el mundo está acostumbrado a pedir: pedís y te dan. En Buenos Aires, pedís en la pizzería y te dan un poquito; pedís en la calle y te dan otro poquito. Yo voy, canto dos canciones y me dan otro poquito, vos me hacés un reportaje y te dan un poquito... Todo el mundo consigue algo, pero hay que laburar. La conciencia del trabajo debe ser revigorizada con créditos del Estado.

Créditos para pequeñas empresas, trabajo cooperativo... ¿Cómo harán Los Visitantes para trasladar estas ideas a las canciones?

P: No, las ideas en las canciones no aparecen. Las canciones son momentos de libertad. Una letra es libre, no tiene asidero. Yo te hablo de política porque prefiero eso antes que hablar de las canciones, porque de las canciones, ¿qué te puedo decir? Las canciones son entidades, cosas que ocurren, me pasan. Nunca pienso una canción, siempre ocurre. Después de que está lista, te puedo hacer 800 mil discursos. Lo que más me gusta hacer en la vida es inventar varias lecturas de las cosas, y de las canciones también.

Cuando aparecieron Los Visitantes con Karina Cohen como integrante del grupo, a algunos se les cruzaron los cables. Aunque no se trate del primer caso de matrimonio sobre el escenario.

K: Es loco, porque después de que pasó todo eso, hay mucha gente que no sabe que somos pareja y viene y me pregunta: ¿Che, vos tenés onda con Palo? (risas). En realidad, creo que a los que más les molestó fue a los periodistas. La gente nunca me gritó ¡Andá a lavar los platos!

P: ¿Qué decís? La gente te ama. Ella baila, se pone loca, canta, toca y es parte del show. Es parte de la onda. A mí me chupa un huevo si es mi mujer o no. Ella está en la historia y punto. Se van a cagar. Ella está y listo. Si te gusta bien, y si no, andá a la concha de tu madre. Está porque se ganó el lugar en mi corazón. Y claro que está bien. A ver si vas a cuestionar si el bajista está ahí porque es amigo mío... Ella siempre escribió e hizo canciones. Yo la conocí antes de que Don Cornelio grabara, y todo lo que fue Don Cornelio fue inspirado en ella: ella me ayudó a llegar a un disco, y me dio la energía necesaria para que yo me sienta seguro como persona. Es la que me apoyó todo el tiempo.

K: Al principio me rayaba. Leía cada cosa...

P: Y ahora también: como ella es una chica, es fácil ensañarse con ella.

K: Es que a veces había mala leche. Así que todo es una maravilla y yo soy la boluda... Parece que se tornó insoportable que yo fuera su mujer y cantara en la banda. Pero ya fue, se van a cagar.

P: Igual, no me interesa hablar de otra gente. El tema es cómo te sentís vos, cómo me siento yo, nosotros.

K: Arriba del escenario desaparece todo. Cambia, y no sé si sigo siendo la mujer de Palo. Es otro planeta.

P: En un escenario te sentís sola. Es otro lugar, sos del grupo, de la canción, de la energía. Igual, es muy agradable cuando hay un solo de guitarra, o cuando yo no toco la guitarra y bailamos. Esos gestos delibertad, de cagarnos en todo, de darnos un beso tipo ¡Vení para acá, Negra!, me parece que son gestos formidables que el arte necesita.

Verlos hablar e interrumpirse mutuamente permite imaginar cómo es la vida cotidiana de la pareja. Pregunta: ¿cómo harán para que los asuntos del trabajo no se mezclen con las cosas de todos los días, tipo ¡No dejes las medias sucias tiradas por ahí!?

P: Todavía no podemos encontrar la paz, porque no desconectarnos nunca de Los Visitantes. Y encima tenemos dos grupos: Los Verbonautas y Los Visitantes. Los Verbonautas somos ella y yo, pero en realidad es una idea de ella, ¡porque ella es brillante! ¡Ella es la que tiene las mejores ideas, loco! ¡¿Si no por qué creés que la quiero?! Ella es la que sabe, la brillante... Ponelo, si no es injusto... Ahora tenemos dos grupos, y cuando paramos con uno arranca el otro y se hace medio un matete. Y como yo soy gritón y me siento el jefe de todos, empiezo a gritar. Y como ella es la brillante, la sensible, quiere que le hable y bueno, yo grito y de repente nos cagamos a puteadas. Es lo más difícil: la convivencia antes de cenar, cuando yo sigo hablando por teléfono... Es difícil, yo hago música porque soy vago, me gusta la vagancia y al final laburo el triple de lo que labura la gente común; no tengo horarios, laburo todo el día.

K: Es que no nos levantamos para ir a la oficina, pero tampoco salimos nunca de la oficina.

P: Somos una empresa independiente. Tenemos un amigo que es asistente, pero no hay manager. Está todo producido por nosotros, y así es como podemos tocar a dos pesos, a beneficio de un comedor... Hacemos lo que se nos canta las pelotas, tocamos donde queremos. Y todo pasa por mí y por Federico, el bajista. Somos una cooperativa de partes iguales y los shows los repartimos entre los seis músicos más el asistente, que es nuestro plomo universal y guía espiritual. Pasa que nadie puede manejarte mejor que vos mismo.

Un tema de los 90. Palo, que viene dándole a la guitarrita desde la década del 80, sabe que antes la independencia no era un valor en sí mismo. Ahora, en cambio, es casi fundamental.

P: Es que al rock se le piden cosas que al país no se le piden. En realidad, el que se preocupa por lo independiente se preocupa por la parte estética de lo independiente. El que habla de lo indie, en realidad se preocupa por la estética, algo que te puede dar Nirvana, que es un grupo de una multinacional. La estética indie te la vendo: me corto el pelo, me pongo un agujero en el pantalón, hago ¡grrrrr! todo el día y soy indie. La vida es muy psicodélica como para andar diciendo cómo tiene que ser: indie, no indie. Si estoy casado o no... Paren un poco, relájense...


Privilegio

Al menos públicamente y hasta el momento (se dice que hay una larga lista "en espera"), Los Visitantes tienen el dudoso privilegio de ser la primera víctima argentina de la fusión Universal Music-Polygram, que ya ha dejado varias bandas por el camino en el primer mundo (con compañías enteras como Decca, por ejemplo). Después de haber editado los dos últimos discos de la banda (Maderita y Desequilibrio), la compañía resolvió cancelar el contrato que preveía la publicación de un tercer disco y la opción a un cuarto. Desde la banda, la versión oficial es “sin comentarios”, o algo así. Palo prefirió no hablar del tema, aunque afirmó al No que el disco todavía estaba vivo y que la situación no los afecta en lo más mínimo. Por lo pronto, se sabe que Desequilibrio lleva vendidas entre 12 y 15 mil copias, cifra nada despreciable para el alicaído mercado rockero local. ¿Que será de Los Visitantes? Ya recibieron oferta de otro sello, pero todavía no decidieron qué hacer.

Comentarios