Se supo: los Beatles fueron el primer grupo punk y Paul McCartney es fan de los Sex Pistols Un encuentro fugaz y fortuito por las calles de Londres fue el único contacto entre ambos conjuntos. Pero hay muchos puntos de contacto. https://www.clarin.com/espectaculos/musica/supo-beatles-primer-grupo-punk-paul-mccartney-fan-sex-pistols_0_ow4YKxP1MC.html Sí, Paul McCartney amaba el punk. El tipo era fan de los Sex Pistols y eso lo recordó el propio John Lydon, cantante de la banda, quien tuvo el honor de protagonizar un bochornoso encuentro con el beatle a fines de los años '70. Lydon, más conocido como Johnny Rotten, estaba casado (lo que ya es todo un chisme para el relato). Lo cierto es que en el programa Life Stories dijo que él iba con su esposa conduciendo por Londres y pasó lo presuntamente inesperado: “Dos personas cruzaron la calle corriendo: eran Paul y Linda McCartney. Me vieron y empezaron a golpear la ventanilla del coche”. Rotten parece que se asustó como si los in

El costado punk rock de Rapallini, uno de los árbitros argentinos que estarán en Qatar





 https://www.ole.com.ar/mundial/mundial-qatar-2022/costado-punk-rock-rapallini-arbitro-argentino-que-estara-qatar-2022_0_9bb7hFCWyJ.html


Además de la Selección, en Qatar 2022 también habrá otros representantes argentinos que nada tienen que ver con la Scaloneta. Es que Fernando Rapallini y Facundo Tello, junto a sus respectivas ternas arbitrales, estarán presentes en el próximo Mundial para cumplir con la tarea que cumplen cada fin de semana en el fútbol local. Y en la previa del viaje, Rapallini sorprendió con una revelación sobre su perfil musical. Un perfil bien punk rock.


En una nota con La Podcast Records, el juez argentino habló de sus gustos musicales, que afortunadamente también comparte con sus líneas, Juan Pablo Belatti y Diego Bonfá, y contó su particular cábala antes de ingresar a un estadio y ya dentro del vestuario previo al partido.


"Siempre escuché punk, toda mi vida. Vamos a Qatar, a la Copa del Mundo, y con gran expectativa y mucha alegría. Y en el vuelo a Qatar, escuchando alguna playlist. Siempre en cada viaje que hacemos con mi equipo de laburo, Juampi Bellati y Diego el Turco Bonfá también les gusta mucho el punk rock, de hecho vamos juntos a los recitales, armamos playlist y por supuesto, infaltable que tenemos ahí variaditos. Hay listas exclusivamente de punk, pero hay variaditos también y metemos también en las listas muchos temas punk para que suenen en los vestuarios", comenzó el árbitro.


Con respecto a su tarea como árbitro y las críticas que puede recibir, Rapallini contó cómo se vive y cómo es su día a día fuera de las canchas: "Uno se levanta, va a laburar, y el primero que quiere es que salgan las cosas bien, hacer las cosas bien, es uno mismo. Por mí, mi prestigio, mi trayectoria, mi familia, porque cuando las cosas no andan bien, no salen bien, además de uno mismo, sufre mucho la familia también. No está bueno. Pero vivimos en una sociedad que en ese sentido está un poco enferma. Acá se naturalizan cosas o se habla en el nombre del folclore, que yo no acepto".


Y completó: "Pero hay que trabajar, cada uno desde su lugar, para que eso no suceda. Pero lo importante y la imagen que tiene que tener la gente es que yo me disfrazo de Peppa Pig cuando voy a un acto del jardín de mi nena, porque nunca fui de cresta y de campera de cuero. Siempre fui más de jean y una remera de color verde y escuchar música. Pero uno es versátil y puede hacer diferentes cosas. Puedo ir a un recital a hacer pogo, puedo ir al jardín a llevar a la nena y cantar canciones de Peppa y también me pongo la remera de árbitro".


Sobre sus inicios en el mundo del punk rock, detalló: "No era moneda corriente como ahora, que tenés una aplicación y lo podés llevar en un celular, en aquella época teníamos que conseguir cassettes piratas para poder escuchar música. Y ahí empezamos con mucho punk nacional. En esa época, con mucho Attaque 77, los Violadores, Pilsen. Para mí bandas de cabecera y sagradas que no pueden faltar nunca en la playlist. Empecé a ir a festivales, a festipunk y bueno, así nació todo".


Además, sobre sus bandas preferidas, explicó: "Fui a ver mucho Attaque 77, 2 Minutos, Flema, que además tocaban muy seguido, pero juntos, en festipunk. Y yo agarré que, que me impactó mucho, la vuelta de Violadores, cuando ellos volvieron, que creo que fue en el 95, 96, que sacan 'Otra patada en los huevos', y los fui a ver y me deslumbró. Me deslumbró también".


Y siguió: "Ahí agarré una época de Pilsen que lo iba a ver a todos lados, después vino Die Hosen, que para mí es mi banda de cabecera. Fue un antes y un después. Si me tengo que hacer un tatuaje, me hago un tatuaje de los Toten Hosen. Es mi banda favorita, la que me impactó en vivo. El recital, con mayúsculas, fue la despedida de Los Ramones en River, en el 96. No te digo que fui a todos los recitales de los Toten Hosen porque por el arbitraje me he perdido partidos, pero fui a la inmensa mayoría. Tengo guardadas las entradas".


Para cerrar, sobre su ritual previo a cada partido, confesó: "Siempre que entramos al vestuario, no tenemos cábalas, pero tenemos algunas costumbres y cuando llegamos al estadio, en la camioneta que vamos, vamos escuchando música y tenemos que poner, exactamente tres minutos antes de llegar, lo vamos viendo, lo vamos calculando, en el estadio que sea, en el lugar del mundo que sea, el Corazón sobre todo de Estelares. Y me vas a decir '¿qué tiene que ver con el punk?', no tiene nada que ver con el punk, estoy contando una costumbre".


"Pero cuando entramos al vestuario, el primer tema que ponemos, es "No somos nada" de la Polla Récords, porque además es muy simbólico. Obviamente lo sabemos mal y lo cantamos. Y Juampi, que es el otro asistente, que no es tan punk, se lo sabe de memoria también, porque lo evangelizamos con eso. Es lo primero que suena, en cualquier cancha del mundo. Desde la Eurocopa hasta en el Mundial Sub 20 de Polonia", añadió.


Y sobre sus expectativas en Qatar, contó: "Me puso muy feliz por haber disfrutado el proceso. Y que me va a permitir la posibilidad de disfrutar el Mundial. Porque yo no voy con la expectativa de dirigir el partido inaugural, cinco partidos en el medio y la final, yo no tengo esa expectativa, por supuesto que trabajo para estar entre los elegibles para poder hacerlo, pero no es mi vara, mi meta es disfrutar de lo que hago".

Comentarios