EDITORIAL: La originalidad

EDITORIAL: La originalidad Por Antonio J. Gimenez La originalidad es una de las virtudes más deseadas por los artistas y a su vez, una de las más aclamadas por el público. Un músico con la capacidad de crear su propio sonido será fácilmente reconocible y apartado del abstracto tumulto de candidatos a la cima.  ¿Y de donde nace la originalidad? ¿De la calidad técnica? Claro que no. Solo entren a internet y lo comprobarán. Hoy en día, es muy común encontrar en sitios como YouTube a un número absurdo de personas que pueden interpretar piezas tan difíciles como exquisitas. Desde las más prestigiosas sinfonías clásicas hasta obras de la cultura popular. Si bien estas habilidades son loables, le duela a quien le duela, es más de lo mismo. Pero “ojo”, es una gran herramienta que deben atesorar (recuerden esto), porque la habilidad técnica es un gran comienzo para alcanzar la iluminación artística. Volvemos a nuestro cuestionario ¿La originalidad nace simplemente de hacer algo completamente di

Las vírgenes asesinas

Mientras otras juegan con muñecas o van a la matine, una obra muestra que hacen ellas a los 13: un plan para matar a la seño.


Txt. Natalia Laube . Especial para Clarín Primera escena: siete mitad nenas-mitad mujeres charlando y peinándose, protagonistas de un pequeño mundo propio. Pero la cosa cambia en la segunda escena: son siete preadolescentes escondidas en un garage, ensayando un plan secreto para matar a una señorita a la que nunca vemos. "Nos tenemos a nosotras mismas (domingos a las 20 en el Camarín de las musas) surgió en un taller de teatro que teníamos en el colegio: la armamos a partir de los ejercicios que hacíamos con Vero", suelta Sofía Lewkowicz (que en la obra es Chaco, la encargada de la logística del asesinato... y del equipo de música). "Vero" es Verónica Schneck, profe de teatro que escribió la obra "tomando y aprendiendo de las experiencias de las chicas". Sigue: "En las clases se creó un universo femenino muy íntimo y la obra cuenta eso: cómo es el mundo de las chicas que juegan a las muñecas y a la vez hablan de chicos". Todo bien pero, ¿quién es la famosa señorita? "Preferimos que cada uno se la imagine. Pero está relacionada con las reglas: puede ser la señorita del colegio, la señorita ideal que una nunca va a ser o la metáfora de una edad a la que una ya no pertenece. Matar a la señorita es matar a la norma", analiza Verónica. Las chicas le dan menos vueltas: "Teníamos una maestra que nunca aprobaba a nadie. No la vamos a nombrar... ¡pero la habríamos matado con gusto!". Hace un año y medio, cuando empezaban los ensayos, las chicas salían de la primaria Belgrano Uno. Hoy están en primero y segundo de diferentes secundarias: la obra huele a momento de transición. ¿En quiénes se inspiraron para armar los personajes? "Son parecidas a nosotras", piensa Florencia Morgenfeld, que es Luba en escena. Sofía disiente: "No me veo reflejada en mi personaje, pero no me costó crearlo". ¿Proyecto de actrices? Sofía prefiere pensar que está aprendiendo: "Es una experiencia re nueva. No es lo mismo hacer una muestra de fin de año que actuar todos los domingos. Con esta obra aprendí cosas que ni enterada que se podían hacer".

Comentarios