EDITORIAL: La originalidad

EDITORIAL: La originalidad Por Antonio J. Gimenez La originalidad es una de las virtudes más deseadas por los artistas y a su vez, una de las más aclamadas por el público. Un músico con la capacidad de crear su propio sonido será fácilmente reconocible y apartado del abstracto tumulto de candidatos a la cima.  ¿Y de donde nace la originalidad? ¿De la calidad técnica? Claro que no. Solo entren a internet y lo comprobarán. Hoy en día, es muy común encontrar en sitios como YouTube a un número absurdo de personas que pueden interpretar piezas tan difíciles como exquisitas. Desde las más prestigiosas sinfonías clásicas hasta obras de la cultura popular. Si bien estas habilidades son loables, le duela a quien le duela, es más de lo mismo. Pero “ojo”, es una gran herramienta que deben atesorar (recuerden esto), porque la habilidad técnica es un gran comienzo para alcanzar la iluminación artística. Volvemos a nuestro cuestionario ¿La originalidad nace simplemente de hacer algo completamente di

Matías Fernández, "el niño" con flow que demuestra que los límites no existen

Matías Fernández, "el niño" con flow que demuestra que los límites no existen

Matías Fernández Burzaco tiene 22 años, es periodista, escritor y rapero. Hoy está lanzando su primer single: ¿Quién es ese niño? con un video que interpela a una sociedad que suele tener ojos críticos sobre las personas con diferentes discapacidades. Matías alza un grito a través de su música, visibiliza su condición, pero está muy lejos de ocupar un lugar de víctima, al contrario, vino a romper las pistas y ya lo está haciendo. Conocé su historia y escuchá su música en esta nota.




https://www.filo.news/musica/Matias-Fernandez-el-nino-que-tiene--flow-y-demuestra-que-los-limites-no-existen-20201014-0078.html

Quién es ese niño, qué es lo que tiene? Tiene demasiado FLOW”, rapea Matías Fernández Burzaco, “Troti” para los amigos. Si respondemos la pregunta de su primer single, aparte de flow, Mati tiene toda la actitud del mundo y no es exageración. Según Wikipedia, la “actitud es el comportamiento que emplea un individuo frente a la vida. En este sentido, se puede decir que es su forma de ser o el comportamiento de actuar”. No quedan dudas, Troti tiene toda la actitud en su máxima expresión.

Matías tiene 22 años, es periodista, escritor y rapero. Hoy está lanzando su primer single y “carta de presentación” con ¿Quién es ese niño?

Sólo 60 personas en el mundo tienen fibromatosis hialina juvenil, una enfermedad muy rara de la piel, Mati es una de ellas. En Argentina es el segundo caso. En su día a día se traslada en silla de ruedas y por las noches usa un respirador para dormir y no ahogarse. 

Sin embargo, esta condición física no es obstáculo para él. Relató partidos de fútbol, publicó sus crónicas y cuentos en perfiles como La Nación, Perfil, Página 12 y muchos sitios más. El arte es su motor para el desarrollo de sus metas y de querer siempre más. La música y la escritura son su medio de expresión, son la posibilidad de alzar una voz para poder hablar de la inclusión.

No me traba nada, miro el mundo desde abajo

Me defino como una persona normal, rapero, periodista, como una persona que le gusta vivir, que escribe y que se acepta como es. Una persona que no piensa tanto en lo que hace, que tiene un millón de amigos”. Así empezó Matías una extensa charla que pasó por todos los matices.

Repasar su camino transitado fue como una de sus crónicas, de esas que te mantienen expectante por lo que va a suceder, que encienden la ansiedad y te permiten disfrutar.

¿Cómo llegó a tu vida el periodismo? 

En la secundaria yo era un desastre, me juntaba con mis amigos y nos íbamos a fumar antes de entrar al colegio, me copiaba bastante, me sentaba al fondo de todos. Mi vieja me anotó de prepo en el Éter, la escuela de Comunicación y Periodismo. Yo miraba partidos de fútbol, de tenis, de todos los deportes soy fanático, y también los relataba, entonces creo que de ahí nacieron estas ganas de fusionar el periodismo con el deporte. 

Igualmente, creo que la curiosidad mía era más grande y desde ahí pude encontrar el periodismo más a secas, que es esto del mirar, preguntar, cuestionar y tratar de encontrar una mirada diferente de las cosas. Por eso fui buscando historias de personajes puntuales. Después me fui del periodismo deportivo para mezclar la literatura con esto de preguntar y de conocer realmente a una persona, de ir hasta el fondo y de contar todo.

¿Cómo llegaste a la música?

El nexo de haber llegado a la música está en mis amigos, en el boom del rap y el trap que empezó con las batallas de freestyle. Yo desde chico escuchaba rap, pero creo que lo conecté y viví a través de la palabra. Empezamos a jugar con mis amigos y a combinar las palabras y de pronto decir: “Che, bueno, yo quiero improvisar y también expresar lo que siento con rimas”. 

Comentarios