Jay-Z

  Grammy 2022: la dura historia de Jay-Z, el artista que salió del infierno y se convirtió en el más nominado de la historia Vendía drogas en Nueva York y confesó haberle disparado a su hermano para robarle las joyas; hoy, está casado con Beyoncé y cosechó 83 candidaturas al gramófono dorado 3 de abril de 2022 12:21 LA NACION Jay-Z y Beyoncé se casaron el 4 de abril de 2008 Instagram: @beyonce 0 Con un total de 83 nominaciones , el rapero Shawn Corey Carter , mejor conocido por su nombre artístico, Jay-Z , se convirtió en el artista con más candidaturas a los Grammy en la historia . Con esa increíble cifra, el esposo de Beyoncé quedó por encima del exBeatle Paul McCartney , con 81 candidaturas, y el legendario Quincy Jones , con 80. Hasta el año pasado, Jones era el músico más nominado a los premios más importantes de la música, pero tras el anuncio de los candidatos a la 64° edición de los galardones -que se llevará a cabo este domingo-, lo superaron Jay-Z y el bajista de l

DUFF MCKAGAN "Por ahí Axl sale con algo brillante"

A DIAS DE EDITAR SU NUEVO DISCO, EL BAJISTA DE VELVET REVOLVER ANTICIPA LIBERTAD Y SE RIE DE SU EX AMIGO EN LOS GUNS N' ROSES.

Txt Karina noriega. ESPECIAL PARA CLARIN

   

  Michael McKagan (43) alguna vez describió a Seattle como "un pueblo de rock pendenciero con un underground a la moda". Fue en un vuelo hacia esa ciudad donde se convirtió en una de las últimas personas en ver con vida a kart Cobain (ver recuadro). Pero él, que le dio un nombre a la cerveza que vende Moe en Los Simpson , protagonizó su propio vía crucis cuando, en 1994 y poco después del suicidio del genio de Nirvana, tuvo que abandonar por completo las drogas y el alcohol, que lo llevaron a una cirugía de páncreas. Después de trece años de ese episodio, Duff es una estrella de rock que está terminando la secundaria en un curso a distancia, además del paciente padre de dos hijas de 6 y 8 que escuchan Green Day y que no habían nacido cuando Guns n' Roses era la banda más popular del planeta. A Duff tampoco le importa, ya que está orgulloso de Libertad , segundo disco con Velvet Revolver. Para recibir al Sí! , clausura un iPod donde suenan tanto Prince y Outkast como Queens of the Stone Age. También dice tener un "apartado de punk rock", que incluye a Iggy Pop y Sex Pistols, entre muchos otros. "Nunca dejo de mencionar lo importante que fue el punk para mí. Paul Simonon (The Clash) es mi bajista favorito de la historia", se entusiasma. –¿Cómo fue el proceso de este nuevo disco con Velvet Revolver? –Grabar el primero, Contraband, fue sencillísimo, escribimos y fuimos al estudio. Estábamos hambrientos de rock. Eramos pura explosión y ganas de tocar. Recién a los cinco meses de tour ya sabíamos bien quién era cada uno". McKagan plantea de ese modo las diferencias con Libertad , que según cuenta, "salió más naturalmente. Es un disco más orgánico, y es la expresión definitiva de lo que significa tener química entre nosotros". –¿Qué es lo que tiene de especial como productor Brendan O' Brien para abandonar a Rick Rubin? –No tenemos nada en contra de Rick, creemos que es un genio. Pero Brendan te hace sentir vergüenza como músico. Te digo que te intimida porque sabe tocar todos los instrumentos y es mejor que todos nosotros. Sabía muy bien lo que nos iba a funcionar nos ayudó a definir el sonido. Sabe cómo piensa un músico, así que no hay modo de no estar de acuerdo con él. –¿Y no hubo alguna canción a la que te resististe? –Sí, al principio no me gustaba mucho Get Out the Door . Pero uno va cambiando. Antes de que el sello se decidiera finalmente sacar el disco, ya lo veníamos tocando en los shows. –¿Por qué no te convencía ese tema? –Es que... no me parecía muy Velvet Revolver, pero después el vivo me demostró que funcionaba. "Si pensás que las decisiones entre nuestros egos son muy complicadas, estás equivocada", contesta cuando se le pregunta cómo hacen para ponerse de acuerdo en cosas como la lista de temas. "Las decisiones las llevamos muy bien. Es como en una votación, todos emitimos el voto y listo. Además, es todo tan fácil como conectarse al bluetooth". El también modelo de Sorum Noce, la firma de ropa del baterista Matt Sorum (¡!), no se lleva nada bien con la clasificación de rockstar. "La verdad es que me considero un trabajador más que una estrella". –¿Qué hizo que cambiara tu relación con la popularidad? –Tuve mis momentos más complicados. Obviamente que fue en la época de Guns n' Roses, pero ahora estoy muy tranquilo. Los primeros seis meses de GNR salíamos en todos lados y estábamos rodeados de un montón de moscas que no estaban con nosotros por cómo éramos sino por la fama. Ni siquiera sé cómo se siente ser una estrella de rock and roll. Tal vez Axl sí se sentía así. –Ya que hablamos de él, en serio: ¿creés que pueda lanzar como corresponde el disco "Chinese Democracy"? –Ya ni siquiera sé qué pueda pasar. Son catorce años... Pensá que nosotros en tan sólo tres meses teníamos listas quince canciones buenísimas, y él no puede definir el disco. Es el álbum más caro y lleva gastados veinte millones. Pero quién sabe, por ahí sale con algo brillante (risas). –Y vos, más allá de VR, ¿no tenés otros proyectos musicales? –Tengo suficiente, una banda, una familia divina y estoy terminando el colegio. El otro día me comuniqué con uno de mis profesores y me tuve que presentar. Le dije quién era, y el tipo no me identificaba. Me decía: "Oh, sí, Michael, cómo estás". Pensar que la noche anterior había tocado para 80.000 personas y él no sabía nada de mí. Esas cosas me provocan felicidad... Libertad: fuerte y al medio Tal como lo hacen quienes quieren asegurar un penal (fuerte y al medio), es como resolvieron los Velvet Revolver su segundo disco, tres años después de Contraband. Y los viene a confirmar como una pandilla de aristócratas sobrevivientes del reviente. Como construcción grupal, los VR siguen atiendendo los dos teléfonos a la vez: el de lo que se puede esperar de ex Guns n' Roses y Stone Temple Pilots. Acaso lo inesperado puede terminar siendo la elección de un clásico de la FM de los 70 (Can't Get It Out Of My Head), original de Electric Light Orchestra y una de las tres baladas de un disco signado por el rock de vúmetros en rojo, clichés sintomáticos, riffs recalentados y pantalones de cuero de 900 dólares. Acaso ahora se note un poco más el amor del cantante Scott Weiland por cierto pop metalizado (Cheap Trick, Redd Kross), también apoyado por un productor (Brendan O' Brien) que saca brillo ahí donde el óxido parece que va a devorarse el disco. En resumen, el negocio de los VR sigue siendo ser ellos mismos. Mejor dicho: lo que se espera de acuerdo a lo que se sabe que pueden entregar.  

Yo fui testigo: el último vuelo de Kurt Cobain Duff McKagan fue una de las últimas personas en ver vivo a Kurt Cobain. En abril de 1994, el líder de Nirvana se escapaba de Exodus, el famoso centro de rehabilitación de Los Angeles donde había sido internado por sugerencia de su esposa, Courtney Love. Dos horas después de saltar la tapia del establecimiento, con su tarjeta de crédito sacó un boleto rumbo a Seattle para el vuelo 788 de Delta. Tal como lo documenta la historia (y su biógrafo Charles R. Cross en el libro Heavier Than Heaven), poco después compartía el vuelo primera clase rumbo a Seattle con el por entonces bajista de GNR, Duff McKagan, con quien charló dos horas treinta. Según explica Cross, "cuando el avión llegó a destino, McKagan amagó de preguntar a Kurt si quería que lo llevara a alguna parte, pero cuando se dio vuelta, Kurt ya había desaparecido". Y así fue como Duff se transformó en una de las últimas personas en ver con vida a Kurt, que se suicidaría pocos días más tarde en el invernadero de su mansión. "Sí, ambos somos de Seattle, así que compartimos el vuelo de regreso a casa. Nos la pasamos todo el tiempo charlando de las cosas que teníamos en común. Vos debés saber cómo es el tema del alcohol y las drogas (N. de R.: Duff estaba atravesando su peor momento con una pancreatitis aguda debido al abuso). Así que charlamos sobre el modo en que afectaban nuestras relaciones personales y lo difícil que resultaba parar. Dos días después Kurt se suicidaba, pero lo cierto es que es uno entre todos los que desaparecieron por sobredosis. Un montón de amigos se me fueron. Perdí a mi mejor amigo en 1997 y eso es insoportable. Entiendo que Kurt era líder de Nirvana... pero Scott, Slash y yo somos sobrevivientes y pasamos momentos muy duros. Así que lamentablemente yo te diría que Kurt fue uno más".

 

 

https://www.sopitas.com/noticias/duff-mckagan-pudo-salvar-a-philip-seymour-hoffman-y-kurt-cobain/


 


Duff McKagan pudo salvar a Philip Seymour Hoffman y Kurt Cobain

Duff McKagan ha estado en los titulares últimamente a raíz de la próxima aparición de su "manual para la hombría", How To Be A Man, además del EP del mismo nombre que saldrá en paralelo.

 

Duff McKagan ha estado en los titulares últimamente a raíz de la próxima aparición de su “manual para la hombría”, How To Be A Man, además del EP del mismo nombre que saldrá en paralelo.

Resulta que en 2010 Duff había escrito en su columna semanal del Seattle Weekly que él fue la última persona en ver a Kurt Cobain con vida:

“Estaba en el mismo avión que Kurt en un vuelo desde Los Ángeles, un par de días antes de su muerte. Los dos estábamos muy jodidos. Hablamos, pero nada de profundidad. Yo estaba en mi infierno, él en el suyo, y ambos parecimos comprender. Cuando llegamos a Seattle y fuimos a recoger el equipaje, me cruzó por la mente invitarlo a mi casa, ahí mismo. Tenía la verdadera sensación de que se sentía abandonado y sólo esa noche. Yo me sentía de la misma manera. Había una multitud ahí. Yo estaba en una gran banda de Rock y él estaba en una gran banda de Rock. Estábamos uno junto al otro. Mucha gente se detuvo a vernos, estupefacta. Perdí la concentración y Kurt dijo adiós, se fue hacia el auto que lo esperaba. Su nueva casa estaba justo una calle abajo de mi nueva casa. Recibí una llamada de mi manager dos días después diciendome que Kurt había muerto.”

McKagan explicó que no hizo más por su colega deprimido y adicto igual que él porque se dijo incapaz de sentir tristeza e incapaz de tomar el teléfono y llamar a Krist Novoselic o a Dave Grohl. Su autoestima estaba por los suelos, tanto que pensó que llamarlos no habría tenido ningún impacto en los compañeros de Kurt.


Pues bien, apenas se publicó un fragmento del libro de Duff en el Village Voice donde al parecer vuelve a repetir la acción de ver a alguien en problemas y no hacer ni decir nada, en este caso el famoso actor Philip Seymour Hoffman, de quien omite su nombre por respeto a su familia (y porque no se sentía “cómodo” revelando su identidad) pero da el lugar y la fecha exacta del fallecimiento por lo que no es muy difícil deducir de quién se trata con ayuda de Google:

“El lugar donde nos estábamos quedando en el West Village estaba en una calle pequeña con muy poco tránsito vehicular. El bullicio de la gran ciudad parecía encontrarse a millas de distancia. El Sábado, planeábamos ir a Times Square a ver la fiesta previa del Super Bowl. Iríamos a ver a los Foo Fighters más tarde esa noche y luego quizás iríamos a conseguir playeras del Super Bowl para los amigos y la familia en casa. Saliendo del departamento, vimos cómo un famoso actor realizaba una compra-venta de drogas en un vehículo. Siendo que esta era casi una calle privada, simplemente lo saludamos con un movimiento de cabeza y seguimos nuestro camino, no queriendo interferir en sus vida privada. Ed, comentó que el actor había estado “limpio” durante casi 23 años, pero que había escuchado que recientemente había vuelto a usar drogas de nuevo. ¿Deberíamos regresar y ofrecerle al tipo una taza de café? Como dije, mantenerse sobrio es un trabajo de equipo. Caminamos lentamente atravesando el frío, discutiendo el asunto.
Más tarde por la noche cuando regresamos, vimos al actor en la calle otra vez y pudimos deducir que estaba esperando comprar drogas. ¿Deberíamos ofrecerle nuestra amistad y un lugar seguro? Muchas veces esto es un dilema para los tipos sobrios, como todos sabemos, no puedes forzar a alguien a volverse sobrio. Tiene que hacerlo por sí mismo. Regresamos al departamento.
Luego del show, estábamos visiblemente emocionados por el juego, el cual sucedería apenas unas horas después. Tomamos un taxi de regreso al departamento y nos dejó enfrente del lugar cerca de la 1:30 de la mañana. Nuevamente vimos otra transacción de drogas en un auto con el actor. En la calle. Esperando. Otra vez. Carajo, hombre. Pensamos que quizás se estaba dando el último atracón antes de regresar a rehabilitación. Si volvíamos a verlo de nuevo consiguendo drogas por la mañana, seguramente tendríamos que decir algo. ‘Compadre, por favor. Ya hemos pasado por esto. Comprendemos. Hemos estado ahí. En verdad. Ya hemos pasado por esto.’
A la siguiente mañana, Domingo 2 de Febrero de 2014, la mañana del Super Bowl, escuché mucho alboroto afuera de nuestra puerta. Salía dar un vistazo. Había una ambulancia y la policía, en frente de una multitud de prensa y fans. El actor había muerto por una sobredosis en algún momento de cuando lo vimos a la 1:30 de la mañana la noche anterior.”

Así que Duff, un adicto recuperado y quien vio a dos personajes famosos antes de morir a causa de la misma droga que lo tuvo enganchado por años, pensó en hablar con ambos pero al final decidió no hacer nada. Desde luego no es su papel ser un redentor o un súper héroe, realmente ambos personajes no eran sus amigos-amigos y tampoco podía adivinar que ambos iban a fallecer. Sin embargo quizás las cosas habrían sido diferentes si se hubiera decidido a hacer algo.

Lo que esperamos es que no se encuentre pronto con Lemmy, Tony Iommi o Iggy Pop pues tal parece que si se encuentra con algún personaje famoso, estos mueren al poco tiempo. Quizás Duff es La Muerte encarnada y no lo sabemos. Deberíamos mandarlo a visitar a algunos ex-presidentes mejor.

 

 

 

Comentarios

Anónimo dijo…
Que buen articulo, saludos!