A 23 años de la muerte de Joey: por qué Ramone y otras curiosidades del rey del punk

Su traumática infancia. El bullying en la escuela. Su precaria salud. La redención a través del rock y el por qué de su nombre. La idolatría en Argentina y los 20 años sin hablar con el guitarrista Johnny Ramone. Jeffrey Ross Hyman, conocido como Joey Ramone, nació el 19 de mayo de 1951 en el seno de una familia judía de Forest Hills, Queens, Nueva York, hace hoy 73 años. Un dato que pocos conocen, es que al nacer, tenía un teratoma adosado a la columna vertebral, por unfeto de un gemelo que no había terminado de desarrollarse. Se lo removieron con una cirugía. Pero nunca dejó de tener problemas físicos y psicológicos por aquel tumor extraño. Los seguidores de Ramones -banda pionera de punk rock que Joey integró entre 1974 y 1996 Jeffrey era un muchacho introvertido y solitario, de 1 metro 98, flaco y desgarbado, ojos miopes saltones, anteojos de muchísimas dioptrías y dentadura asimétrica. La futura estrella estudió en el Forest Hills High School, donde sufria bullying. Sus padres se

ENTREVISTA A SKABIO

Mientras preparan nuevo disco, Gastón Luzzi, cantante de Skabio, defiende la idea de la banda de no entrar en el encasillamiento musical. "Somos una banda de ska, sí, pero también tocamos otras cosas", asegura, mientras repasa que compartieron escenario con Los Cafres, León Greco, Los Auténticos Decadentes y hasta con Jóvenes Pordioseros. Además, adelanta algunas sorpresas del show del domingo 17, en San Isidro. -¿Siguen disfrutando el primer disco ("Grandes éxitos") o ya están metidos de lleno en el nuevo? El disco fue un disfrute total, estamos muy orgullosos de lo que hicimos. El año pasado tocamos muchísimo y este lo mismo, por eso decidimos parar la pelota y dedicarle tiempo a la composición de los temas nuevos, para que después en el estudio sea sólo grabar lo que venimos ensayando hace meses. La banda creció musicalmente. Este semestre se lo vamos a dedicar, casi exclusivamente, al segundo disco. Lo vamos a grabar en Córdoba, en Nono, en el estudio de Las Pelotas. Así que el del domingo 17 –en el Teatro Stella Maris, en San Isidro- va a ser uno de los últimos shows en vivo. -¿Es difícil disfrutar un álbum y estar pensando en otras composiciones? Sí. Cuando a la gente le llega el disco, lo empieza a disfrutar, vos ya lo tocaste diez mil veces y estás pensando en lo que viene. No es que te aburra, sino que estás con expectativas de lo que va a venir. Pero, una vez arriba del escenario, disfrutás de todo. -¿Cuál es el preconcepto que tienen del disco, es muy diferente al otro? Somos cinco personas con un gusto bastante abierto de la música y eso es lo que enriquece a Skabio. El primer disco tiene una línea de estilos variada y, en esa línea, va a seguir. No nos encerramos en ningún estilo: el día que Skabio quiera tocar una chacarera lo va a hacer. Están saliendo cosas muy copadas. -Compartieron escenario con Jóvenes Pordioseros y Los Decadentes, por ejemplo. ¿Eso habla de la apertura de la banda? Es la variedad de la que hablábamos. Tocamos con León Gieco, con Los Cafres. A la gente le puede gustar o no, pero ven que es una propuesta con mucho esfuerzo y lo valoran. Lo más difícil de lograr, y que nos llevó años, es no estar en ningún parámetro musical. Somos una banda de ska, sí, pero también tocamos otras cosas. A veces se tiende a sectorizar la música y es una huevada. La música se hizo para escucharla. -Si el show del 17 es una especie de despedida del primer disco, ¿van a preparar algo especial? Vamos a tener un set acústico. Otro donde vamos a presentar cuatro temas del disco nuevo. Van a haber varios invitados. Va a ser un show donde se complemente mucho lo visual con lo musical, con pantalla gigante también.

Comentarios

Anónimo dijo…
esta banda la vi en el gesell rock.. la rompen..sobre todo el cantante tiene toda la onda.. sigan asi..