A 23 años de la muerte de Joey: por qué Ramone y otras curiosidades del rey del punk

Su traumática infancia. El bullying en la escuela. Su precaria salud. La redención a través del rock y el por qué de su nombre. La idolatría en Argentina y los 20 años sin hablar con el guitarrista Johnny Ramone. Jeffrey Ross Hyman, conocido como Joey Ramone, nació el 19 de mayo de 1951 en el seno de una familia judía de Forest Hills, Queens, Nueva York, hace hoy 73 años. Un dato que pocos conocen, es que al nacer, tenía un teratoma adosado a la columna vertebral, por unfeto de un gemelo que no había terminado de desarrollarse. Se lo removieron con una cirugía. Pero nunca dejó de tener problemas físicos y psicológicos por aquel tumor extraño. Los seguidores de Ramones -banda pionera de punk rock que Joey integró entre 1974 y 1996 Jeffrey era un muchacho introvertido y solitario, de 1 metro 98, flaco y desgarbado, ojos miopes saltones, anteojos de muchísimas dioptrías y dentadura asimétrica. La futura estrella estudió en el Forest Hills High School, donde sufria bullying. Sus padres se

EXIT: ANDRES GIMENEZ

En el relanzamiento del disco de D-mente, su nuevo proyecto, reunio a Cerati, Juanse y León Gieco. Además, cuenta de su adhesión a una iglesia de Ramos Mejia.

Un demente obsesivo, matero, charlatán y "cuadro viviente", según la definición metalera de Ricardo Iorio. La fórmula descripta se encarna al cuerpo de Andrés Giménez, quien sacó oficialmente el disco debut y homónimo de D-Mente (Devil-Mente, ya que las siglas estaban registradas), su banda post separación de A.N.I.M.A.L.

El ADN musical del nuevo proyecto de Giménez, que lo define como un "rock and roll melodioso y potente", hay que escanearlo en Acosados nuestro indios murieron al luchar, el primer disco de su ex grupo (chequeá el tema Paz artificial). "Retomé una etapa de mi vida que siempre quise mostrar, pero que en A.N.I.M.A.L. no podía, porque tenía una marca establecida", cuenta el cantante en una entrevista que se extiende a casi tres horas. ¿Entonces? "Rescaté raíces de la melodía del primer disco", resume.

-¿Nunca pensaste en hacer la carrera solista?

-No me veo como un solista. No sé, creo que nací para tocar dentro de una banda. Mucha gente me lo dijo, hasta discográficas& Por ahí, un día me agarra el viejazo y me dan ganas de hacerlo. D-Mente no es Andrés Giménez. Somos una banda.

-¿Por qué hicieron un pre-lanzamiento del disco en diciembre?

-Porque nosotros queríamos tener algo grabado y que la gente empiece a conocer lo nuevo. A su vez quería estar en una compañía, que era un capricho mío, pero no en una multinacional. Había estado toda la vida en una y me había cansado un poco de la burocracia. No podías hablar con el presidente ni con la jefa de prensa.

-¿El buen momento de Gustavo Cerati, invitado en el CD, tuvo que ver con el lanzamiento del disco?

-No. Cuando lo llamé a Gustavo no pensé si era su mejor momento o si me beneficiaba.

¡Alabado sea! En esta nueva etapa, Andrés vuela alto. La tapa del disco tiene tintes espirituales. La inclusión de una estrella, como las que tiene tatuadas en sus manos, y el Sagrado Corazón de Jesús dicen presente en el inspirado arte del disco.

-¿Sos de ir a la iglesia?

-Sí, pero no a la común, ortodoxa. Voy a la iglesia punk de Ramos Mejía (risas). Es una casa donde nos juntamos. No importa que vayan con bermudas, cresta, aros y anillos. Siempre que tengan el respeto hacia Cristo, está todo bien. Hoy vuelvo a tener fe. Además, ahí Dios me dio la posibilidad de ver de nuevo a Marcelo Corvalán (Corvata), a quien quiero mucho.

-Entonces el reencuentro no fue en Cosquín...

-No... Soy muy creyente y creo que Cristo y Dios, que es lo mismo para mí, hizo posible ese reencuentro. Hacía seis años que no nos veíamos.

Comentarios