L-Gante debutó como actor en una película con Sofía Gala

  L-Gante debutó como actor en una película con Sofía Gala El cantante estuvo presente en la Avant Premiere de “Franklin: la historia de un billete” Sofía Gala y L-Gante, en la premiere de "Franklin: la historia de un billete". Foto: Movilpress. Actualizado al 17/05/2022 19:21 El lunes por la noche, Elián Ángel Valenzuela, conocido popularmente como L-Gante (22), debutó oficialmente como actor. Es que el cantante de cumbia tiene una breve participación en la película Franklin: la historia de un billete , que protagonizan Germán Palacios , Daniel Aráoz, Sofía Gala Castiglione, Joaquín Ferreira , Isabel Macedo y Cristian Salguero. En la Avant Premiere , que se celebró en el Dot Baires Shopping , ubicado en el barrio de Saavedra, el músico llegó acompañado por su pareja, la influencer Tamara Báez y su hija Jamaica, de 8 meses. L-Gante junto a Tamara Báez y Jamaica. Crédito: Movilpress. Además de comer pochoclos, el artista musical aprovec

Mal de Parkinson, sin nostalgias

 https://www.lacapitalmdp.com/mal-de-parkinson-sin-nostalgias/

 

Entre las aguas de dos océanos, o entre dos paradigmas, como dirían los teóricos. La histórica Mal de Parkinson no desconoce su pasado analógico. Ese tiempo en el que tuvieron que construir a su público de manera artesanal (afiches, pegatinas y fanzines) como les pasó a comienzos de los `90, cuando emergieron en la escena del rock marplatense.

A pesar de ese origen manual, de tracción a sangre, la emblemática banda de punk rock navega con fluidez por las redes sociales y por las plataformas musicales que tanto protagonismo cobraron en estas décadas del siglo XXI. Saben que las fronteras se derribaron y que ahí, detrás de la pantalla, los espera un público internacional que conoce su música. Por eso, no hay nostalgias.

Con la idea de desgranar las canciones e ir subiéndolas a medida que tengan su video en YouTube o de que estén listas en Spotify, y ya no esperar el largo proceso de un disco, Mal de Parkinson acaba de estrenar su nueva canción, “Hermanos del camino”.

Es nueva, pero no tanto, recuerda Manuel Domínguez, guitarrista. Nació hace “un par de años” para acompañar una historieta de Juan Carlos Quattordio –de hecho es uno de los autores junto a los músicos-. Y gustó tanto que terminó convirtiéndose en uno de los flamantes lanzamientos musicales de esta cuarentena.

“A pesar de las cosas que te pasan tenés que seguir para adelante, es un poco una metáfora de este momento, en el que cada uno tiene que buscar nuevos canales para poder hacer lo suyo”, resume Domínguez a LA CAPITAL.

Además de Domínguez, Mal de Parkinson se completa con Claudio Villanueva en guitarra y voz principal, Adrián González en bajo y Sebastián Adamini en batería. Hasta el momento, tienen “alrededor de siete discos”, una cifra imprecisa teniendo en cuenta las reediciones y los incunables.

-Ya no esperan tener un disco y lanzarlo, van dando a conocer sus nuevas canciones, una a una. ¿Les gusta esta forma?

-Ya hace tiempo que empezamos con esta forma porque es una comunicación más rápida con la gente. Para hacer un disco tenés que hacer diez temas, grabarlos, editarlos y termina siendo un proceso más largo. Ahora tenés el video y la canción y los subís. Y te sorprende analizar las estadísticas de dónde es que te escuchan más o quiénes son los que te escuchan, las edades. Por otro lado, la oferta es tan grande que es difícil ganar público nuevo.

-¿Y en dónde y por quienes son más escuchados?

-En Mar del Plata, Buenos Aires, Neuquén, Rosario y La Pampa dentro de Argentina y en España, Chile y México. Y nos escuchan personas de entre 23 y 24 años a 45, que es nuestro público.

-¿Qué visión tienen desde el punk del auge, crecimiento y esplendor que tienen las redes sociales?

-Las redes sociales son una buena herramienta, antes para informar sobre un recital tenías que hacer afiches, publicidad en alguna radio… Ahora se promociona todo en las redes. Nos sirven las redes. Antes, el casette fue el arma del punk. Pasaba de mano en mano después de un recital. El casette viajaba a otro lado, se hacían copias y así te hacías conocido. Así pudimos viajar a diferentes lugares de la Argentina. Había grabaciones que ni nosotros teníamos, se ve que iban a los recitales con grabadores y después desparramaban la música. Eso pasaba en el punk, por ahí con otro tipo de música no, porque había exquisitos que buscaban un mejor sonido, pero acá era conocer la letra y lo que decía la canción. Era todo muy artesanal, el casette, el fanzine…

-¿No hay nostalgias?

-Te estoy hablando de cosas que pasaron hace veinticinco años y a mi me parece que pasaron hace dos o tres. Me voy adaptando a lo que viene. Me gustaba aquello y me gusta esto que pasa ahora, que podés escuchar a bandas de cualquier lugar del mundo. Es como un sueño.

(*) La fotografía de esta entrevista es obra de Lady Mukita.

Comentarios